Cómo cuidar los pies en invierno

Durante el invierno, es normal que nuestros pies puedan estar más sensibles al frío y, por tanto, resecarse, agrietarse o padecer heridas relacionadas con el uso constante de zapatillas. Es importante aprender a cuidar los pies en invierno para que puedan estar en perfectas condiciones y poder caminar, correr o hacer nuestras actividades diarias sin ningún tipo de dolor ni molestia.

En el post de hoy de Biomotion Lab vamos a darte algunos consejos que te mostrarán cómo cuidar los pies en invierno, de esta forma, podrás disfrutar de una óptima salud podal durante todo el año.

La importancia de usar un correcto calzado

Para cuidar tus pies tanto en invierno como durante el resto del año resultará esencial que uses un calzado adecuado para tu morfología y tus necesidades. En este sentido, te recomendamos que acudas a un podólogo para que determine si necesitas usar plantillas personalizadas y, así, evitar la sobrecarga muscular o articular por una mala praxis a la hora de marchar.

Ten en cuenta que, dependiendo de cómo presiones y camines, el peso y la presión puede distribuirse erróneamente por el cuerpo haciendo que presentes algunas molestias que, a la larga, pueden convertirse en lesiones. Por este motivo, si sientes dolores o si eres deportista te recomendamos que acudas a tu clínica de podología para que te realicen un examen exhaustivo y puedas, así, usar diariamente un calzado adecuado con las plantillas mejores para tus pies. En este otro enlace encontrarás toda la información necesaria sobre las plantillas de esquí, algo más que recomendado si eres practicante de este deporte de invierno.

No te pases con el calor

Para cuidar tus pies en invierno es importante que no te excedas con terapias de calor. En este sentido nos referimos tanto a baños de agua como a que uses calcetines a la hora de dormir. Sabemos que hace frío, y más aún por las noches, pero es esencial que tus pies transpiren durante parte del día para que puedan eliminar bacterias y puedan mantener la piel de la zona en equilibrio. Si tienes mucho frío, te recomendamos usar siempre calcetines de algodón pues este material es el que mejor permite la transpiración de la dermis.

En verano tampoco deberás pasarte con el frío pues los pies son el principal canal de mantenimiento de la temperatura corporal. Para más información al respecto te invitamos a que leas este otro artículo sobre cómo cuidar los pies en verano.

Lima las durezas de tus pies

Aunque las durezas son algo que suelen salir mucho más en la época de verano, en invierno también es muy frecuente que aparezcan zonas ásperas en el pie o durezas debido a los cambios de temperatura que afectan el bienestar de nuestra piel. Por este motivo te recomendamos que limes estas zonas y exfolies la piel para reducir la presencia de durezas pero, también, mantengas tu piel suave y libre de células muertas. Todo ello te ayudará a reducir el mal olor y a mejorar la salud de tus pies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies